¿Eres un multitasking?

Si eres una persona con habilidades para realizar más de una tarea o actividad al mismo tiempo, entérate de qué manera te podría perjudicar. 

Grábate esta oración: “No somos máquinas”. Realmente no lo somos, por eso  es importante interiorizar esta oración en tiempos en los que solemos atribuirnos las mismas capacidades de los artefactos que usamos. De allí que  a la persona con habilidades para realizar más de una tarea o actividad al mismo tiempo se le llame multitasking o multitarea. ¿Es realmente posible?

Si bien a través de las computadoras, tablets y nuestros teléfonos podemos hacer más de una tarea o actividad a la vez, en simultáneo o pasarlas con facilidad de una a otra, no podemos replicar ese mismo modelo en nuestro cerebro.

Según estudios, el cerebro es un órgano de procesamiento de información con capacidades limitadas. Tiene dos cuellos de botella: la atención y la memoria. Cuando tenemos dos fuentes de información complejas o difíciles de entender, la eficiencia de nuestra atención decae como consecuencia de la otra; y si intentamos llevar a cabo dos actividades demandantes, la información que contiene la  memoria se cruza y  puede producir muchos errores.

Como consecuencia de no manejar adecuadamente nuestro tiempo para realizar variadas actividades, nos sentimos improductivos y por eso nos  ponemos tensos y ansiosos. Un estudio de la Universidad de Utah en Estados Unidos pone como ejemplo al conductor que revisa su teléfono mientras maneja. En este se concluye que quienes envían mensajes o llaman mientras manejan, disminuyen sus habilidades tanto como a alguien que ha bebido licor.

Realizar varias tareas a la vez tiene resultados fatales a largo plazo. La concentración requerida para un examen, hacer con calma una tarea o, sencillamente, escribir con tranquilidad una historia, no es compatible con el multitasking. Si eres una persona multitarea, probablemente, tu desempeño disminuya, por más que exijas a tu cuerpo a realizar muchas actividades a la vez. Lo aconsejable es concentrarse en realizarlas una por una.

Ni que decir de las distracciones que se juntan con las responsabilidades urgentes. Si saltas de una actividad a otra (un rato estudio, un rato entro a Facebook, un rato videojuegos) será imposible avanzar en lo que te hayas propuesto. A veces, lo que necesitas es que tú mismo te organices de tal manera que te alcance el tiempo para hacer cada una de las cosas que tienes pendientes sin que una le quite tiempo o prolijidad a la otra. Ese es el verdadero logro. ¿La haces?

Fuente: PERUEDUCA.PE

¿Cómo descargar?