¿Para qué sirve la neuroeducación?

Este tipo de educación aborda la enseñanza a partir del funcionamiento del cerebro.
Nadie dijo que la crianza fuera fácil, aunque antes de tener hijos tampoco nadie nos advirtió de las dificultades que pueden acompañar a la paternidad. Una de ellas es el tipo de educación que podremos elegir para ellos, llegado el momento. Por ejemplo: ¿Queremos un colegio mixto o uno de educación diferenciada? ¿Un centro público o privado? ¿Clases en español o mejor ir a un colegio británico?

No siempre será fácil decantarse por uno u otro sistema, pero en el caso de algunos padres todas estas decisiones tomarán un cariz muy diferente y se volverán intrascendentes a favor de un objetivo más general: la de educar a un niño dependiente para que deje de serlo en la medida de lo posible. En estos casos, los últimos avances apuntan hacia la neuroeducación.

Tener un niño con dificultades reales para aprender, por causa de algún problema de neurodesarrollo como pueda ser alguna discapacidad intelectual, trastorno de la comunicación o del lenguaje, trastorno del espectro autista o TDAH cambiará toda nuestra percepción y nos obligará a explorar otros caminos más complejos. En esta tesitura, los padres no dudarán en consultar a los mejores especialistas en neuropsicología para comprender por qué sus hijos no aprenden a hablar como los demás niños o no entienden las señales no verbales, sólo por poner algunos ejemplos. Sin duda el origen de estas disfunciones está en el cerebro y necesitaremos ayuda profesional y constante para evolucionar a lo que, en el caso de otros niños, es tan sencillo y aparece de forma natural.

El cerebro, el gran desconocido

Los científicos están en ello, pero queda mucho por aprender acerca del órgano que dirige todas las acciones de nuestro cuerpo. Aunque el cerebro continúa siendo en gran parte un misterio, se sospecha que en la investigación en esta línea estará la clave para avanzar mucho más rápido tanto en la educación de niños con dificultades, como en la reeducación para los casos en los que ha habido alguna lesión cerebral con secuelas, con independencia de la edad.

Consulta la nota completa en: The Luxonomist.es

Fuente: educacionyculturaaz.com